Imperium

Foro de Rol Medieval
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse
Por diversos motivos nos hemos mudado de foro link del foro: Cronicas de Dragon Age

Comparte | 
 

 Hador y la Orden Templaria

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Turin Turambar
Admin
Admin
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 1225
Edad : 32
Localización : Xalapa Veracruz
Fecha de inscripción : 08/04/2008

MensajeTema: Hador y la Orden Templaria   Dom Ago 03, 2008 1:41 pm

Hador

Durante laro tiempo he vivido de recuerdos, de aquellos momentos en que fui feliz, de las grandes batallas y de las tristes derrotas, de los amigos caidos, de los enemigos vencidos.

El dia estaba nublado en la isla, y el cementerio vacio. Hacia mucho que no visitaba a los viejos camaradas; ahora, despues de largo tiempo lo hacia de nuevo. Caminando entre las tumbas de sus amigos recordadba todos aquellos momentos, jamas lo decia, pero en el fondo Hador añoraba aquellos momentos, aquellos tiemposen que la vida se vivia al maximo, aquellos tiempos en que todo era puro, aquellos tiempos en que no estaba solo. Sus camaradas habian caido a manos de las sombras, ya solo el seguia en pie.

Las sombras se habian dispersado hace mucho y la armadura negra se habia perdido, pero rumores ne el oriente clamaban en su corazon, quiza la hora de cumplir su promesa llegaria, la hora de destruis aquella semilla de oscuridad, el fin de armadura negra.

A su partida el Sabio lider de la orden le comunico que algo habia sucedido en Hyperion, una distoricion en el equilibrio del bien y el mal, algo habia sido liberado. Se la habia encargado la mision de viajar al norte, a las inospitas tierras de Londizh. El viaje al mar de Meldavar deberia esperar.

Hador empaco sus cosas y se preparo para el viaje, iba vestido de sacerdote para no levantar sospechas. A su partida cruzo la gran puerta de la ciudad y sus plateadas murallas, el puente de cristal estaba frente a el. En estas aguas habia luchado durante el sitio a la ciudad contra los Tranz. Las imagenes de la batalla le venian a la mente, el avance de los Tranz por toda la costa, las catapultas y las explociones, los Tranz siendo rechazados por el campo electrico que defiende el lago.

Habia cruzado ya el puente, el camino al norte estaba frente a el.



//Turin: Seguire en el evento, no necesito master//

//Locke42: 8 px//

_________________

Del azul del cielo al negro de la nada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://imperium.foroactivo.eu
HadorDorLomin
Escudero
Escudero


Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 08/03/2009

MensajeTema: Re: Hador y la Orden Templaria   Mar Mar 10, 2009 2:54 am

La caravana

Habían pasado ya algunos días desde su partida y Hador aun no podía dejar de extrañar el hogar, había pasado demasiado tiempo dentro de las murallas y le era incomodo salir de nuevo a los paramos de Hyperion.

La caravana en la que Hador se había introducido de incógnito había optado por acampar y pasar la noche a orillas del Dangiel, la idea no le agradaba mucho, deseaba poder llagar cuanto antes a las tierras del norte, pero no había nada que el pudiera hacer, a los mercaderes y viajeros no les agradaba moverse de noche, ni siquiera moderadamente seguras como estas. Y es que el resurgimiento de las sombras era ya un secreto a voces y nadie deseaba toparse con estas cosas al caer la oscuridad.

Varias fogatas se habían encendió y la cena se estaba asando, en el centro de la caravana una gran serie de fogatas se habían prendido, allí los mercaderes y viajeros cantaba y bailaba, había músicos, bebida y comida; hacia mucho que Hador no veía un espectáculo como este, y hacia mucho que no probaba la cerveza de los humanos, para su suerte esta no afectaba tanto a los Leriks como a los propios humanos.

Ya entrada la noche la mayoría de las personas de la caravana había caído dormidos, principalmente los menores, pero aun había varios que reían y conversaban entorno a las fogatas, algunos de ellos se percataron de la presencia del Lerik por lo que lo habían invitado a compartir un lugar junto a una de las fogatas. Hador escucho una historia tras otra, los viajes de algunos, sus encuentros con terribles bestias, los viajes a las tierras de las sombras, la economía de los dominios, y al final todo acababa en guerras y en mujeres, sin duda eran lo temas predilectos para la raza de los hombres.

Uno de los mercaderes mas viejo lo miraba desde hacia ya algún rato y finalmente se deicidio a hablarle –Padre, es usted un Sacerdote de los Leriks no es así?-

Hador: -Así es-

Anciano: -Y si no mal se unió a la caravana en las afueras de Lizardiel por lo que supongo que viene de allí-

Hador: -Es usted muy observador, hay algo en que lo pueda ayudar-

El anciano hecho a reir ante el comentario de Hador que se extraño de dicha reacción –Ayudarme, no muchacho, a mi edad ya no hay nada en lo que puedas o debas ayudarme, pero me gustaria que nos contaras una historia de tu misterioso reino-

Multitud: -Si , que cuente una historia, una historia-

Hador: -Me parece justo, sobre que desean escuchar, cualquier cosa sobre Lizardiel?-

Multitud: -Los Tranz, que se sabe de los Tranz en Lizardiel-

Hador: - No mucho, solo rumores, pero si Tranz y lizardiel quieres escuchar hay una vieja historia que puedo contarles.

…En el pasado…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
HadorDorLomin
Escudero
Escudero


Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 08/03/2009

MensajeTema: Re: Hador y la Orden Templaria   Mar Mar 10, 2009 2:55 am

El sitio de Lizardiel

…En el pasado, durante tiempos muy oscuros cuando aquel que no debe ser nombrado asolaba los 9 dominios con sus ejércitos de sombras, la ciudad de Lizardiel se resguardaba dentro de sus grandes y majestuosas murallas; día y noche estas era vigiladas por decenas de centinelas y no había fuerza que se atreviera siquiera a intentar cruzarlas.
Pero fue así que un tarde, uno de los centinelas diviso a un grupo de Tranz montados en siniestros Jinetes rondar por las cercanías del lago y la puerta junto a puente de Cristal. –Como ustedes recordaran mis amigos, la ciudad de Lizardiel se encuentra asentada sobre un lago y la muralla que la protege fue construida alrededor de la ciudad, dentro del lago, salvo por una pequeña región que es donde se encuentra el puente de cristal, la única entrada a la ciudad-
Una fuerza de guerreros logro capturar a uno de los Jinetes, el jinete pertenecía a un grupo de exploradores, era la avanzada de uno de los ejércitos de los Tranz. En ese momento creímos que seria uno pequeño, no creímos que se atrevieran a atacar la ciudad de lleno, pero así fue que para el caer de la noche el mismísimo Sheogorath se encontraba golpeando nuestras fuerzas, su ejercito era inmenso, probablemente nos superaban 2 a 1. Si lograban cruzar las murallas seria nuestro fin.

Durante toda la noche y el resto del día siguiente una y otra vez las fuerzas oscuras intentaron ingresar a la ciudad de distintas maneras, pero una y otra vez fueron repelidos por nuestras flechas y por el poder de los magos que desde las torres de la ciudad hacían estallar sus armaduras. Pero destruir a un Tranz no es cosa sencilla, y unas cuantas flechas solo lo harán retroceder. Así fue que el sitio se prolongo por 10 días, 10 días en los cuales muchos de los nuestros habían caído.

Para el atardecer del 15° día, las fuerzas de Sheogorath se concentraban en la entrada al puente de cristal, la puerta no resistiría mucho mas los embates de la su magia oscura por lo que la mayoría de las fuerzas se concentro en la puerta para librar la ultima batalla, fue allí cuando caímos en la trampa; las fuerzas de Sheogorath habían preparado grandes barcos los cuales desplegaron a lo largo del lago con el fin de alcanzar la muralla. Eran estos barcos tan grandes que la artillería no alcanzaba a destruirlos, y nuestros magos no se daban abasto para el amanecer del 16° día la muralla había caído y nuestras fuerzas se había replegado al interior de la ciudad.

A lo largo de los puentes, incluido el puente de Cristal se libreba una sangrienta batalla y paso a paso nuestra desventaja numérica se acentuaba mas. Fue en ese momento que el concejo de la orden Templaría ejecuto una ultima y audaz jugada, desde la torre de cristal, la torre mas alta y majestuosa de la ciudad, hogar del consejo de magos una gran luz se hizo estallar, pero esta era especial porque solo enceguecía a los espíritus que la miraran, fue así que nuestras fuerzas tuvieron un suspiro mientras los Tranz enceguecidos intentaban hallar al enemigo que los habia atacado. Nuestras fuerzas se replegaron de nuevo y para cuando las fuerzas de Sheogorath se recuperaban ya se encontraban solas a lo largo de los puntes que conectaban la gran muralla con la ciudad. Fue en ese momento que se escucho la música de la ciudad, los pobladores cantaban, la melodía era hermosa y la torre de cristal parecía amplificar el sonido, de súbito el nivel del agua del lago empezó a subir mas y mas hasta llegar a casi un metro sobre su nivel inicial.

Ahora los Tranz se veían ralentizados por el agua que les estorbaba sus pasos, pero esto no los detendría, las fuerzas oscuras fueron avanzando en grandes números, pero al llegar a las puertas de la ciudad se encontraron con algo inesperado, los Leriks entrelazados formábamos una serie de grandes círculos entorno a la ciudad -esa es la ultima defensa de la ciudad y quizás nunca mas tenga que ser usada-. Cuando los Tranz intentaron llegar hasta nosotros para acribillarnos desde lo alto de la torre de Cristal una serie de descargas empezaron a bajar y recorrer toda la ciudad, amplificadas cada vez mas por la energía de cada Lerik que tocaban, fue así que al llegar al ultimo circulo, la fuerte descarga cayo sobre las aguas en las que se desplazaban los Tranz, muchos de estos yacieron allí, pues sus armaduras fueron por completo fundidas. Para el atardecer ya habíamos expulsados a los Tranz mas aya de las costas del lago, pero con un muy alto precio en vidas.

Anciano: -Y entubo usted allí-

Hador: -Así es-

Joven: - Y que paso con Sheogorath-

Hador: -Esa, mi joven amigo, es otra historia y por hoy he de ir a descansar-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
HadorDorLomin
Escudero
Escudero


Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 08/03/2009

MensajeTema: Re: Hador y la Orden Templaria   Mar Mar 10, 2009 2:56 am

Interludio

La caravana había dejado atrás el Dangiel hacia ya varios días y ahora se establecía a las afueras de la glamorosa ciudad de Scathfell, cuna de los más fieros guerreros de Narkeloth. Hador había vagado por la ciudad a lo largo del día. La noche anterior, al llegar a las afueras de la ciudad había optado por entrar a esta y rentar un cuarto en una posada. Había pasado todo el día viendo museos y esculturas hacia mucho que no venia a esta ciudad, probablemente desde los tiempos de las sombras, pero la ciudad no había cambiado mucho, el glamour de sus estatuas, su tradicional cultura militar plagada de caballeros a cada esquina a la que uno volteara, inmensos contingentes de tropas marchando; La ciudad misma parecía un fuerte militar.

Por lo que sabia la caravana permanecería allí varios días por lo que Hador se retiro temprano a sus aposentos, tenia tiempo de sobra para recorrer los rincones de la ciudad, al acercarse a la posada noto que un hombre con una túnica de sacerdote esperaba sentado en el vestíbulo, conforme se fue acercando a este se percato de que se encontraba ante un Lerik. Este ultimo al verlo se dirigió hacia el rápidamente.

Lerik: -Hador, al fin te encuentro-

Hador: -Gerek, que haces aquí?-

Gerek: -El concejo de la orden me ha enviado en tu búsqueda-

Hador: -Ha sucedido algo malo?-

Gerek: - No…, no lo se, se me ha dicho que te intercepte lo antes posible y te entregue esto-
Gerek le extendió a Hador una carta cerrada con el emblema de la orden templaría.

Gerek: -Se me ha pedido que te diga que debes interrumpir tu viaje y dar la vuelta para dirigirte a la ciudad de Sacro cuanto antes, el resto de la información esta en la carta, podrás leerla mientras viajas-

Hador: -Vendrás conmigo en este viaje?-

Gerek: -No, se me a pedido que cumpla otros deberes en Devonesh antes, te alcanzare en Sacro lo antes posible.-

Hador: -Que así sea, supongo que no nos veremos hasta dentro de unos días entonces-

Gerek asintio –Que la suerte te acompañe Hador y que nuestro encuentro sea de buenas noticias-

Hador: -Que así sea- Sin mas Hador subió a su habitación para empacar a prisa, dentro de varios días estaría en Sacro, un futuro incierto le esperaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hador y la Orden Templaria   

Volver arriba Ir abajo
 
Hador y la Orden Templaria
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Orden Cisterciense
» inscripcion orden de poseydon
» Marinos de Poseidon - Orden de Poseydon.
» Orden Castrense
» Orden Benedictina

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Imperium :: Los 9 Dominios :: Devonesh :: Ciudad de Lizardiel-
Cambiar a: